DISTRIBUCIONES DE COCINA

Debemos tener muy en cuenta las características del espacio destinado para nuestra cocina para aprovechar al
máximo sus condiciones y por medio de un diseño adecuado resolver la funcionalidad y la estética de la misma; al mismo tiempo debemos saber nuestras necesidades, presupuesto y gustos. Al narrar estos factores nos ayudarán a diseñar nuestra cocina ideal.

Debemos identificar varios factores :

  • Área: La cantidad de metros cuadrados destinados para nuestra cocina
  •  Proporción del espacio: Se refiere a la forma del mismo, las relaciones entre largo y ancho y/o formas singulares
  • Predisposición de instalaciones, Redes eléctricas, hidráulicas, sanitarias, gas etc. : Recodemos que de este
    tipo de movimientos depende tambien el costo de nuestra cocina, lo mas recomendable es aprovechar lo que ya está hecho.

Nuestra cocina debe contar con estas cuatro zonas:

ZONA DE ALMACENAMIENTO

Esta es la zona que destinaremos para guardar ya sea los alimento perecederos y n0 perecederos, esta parte es destina-
da para: el refrigerador, congelador y alacenas en sus distintas versiones

ZONA DE LIMPIEZA

Esta será la zona destinada para nuestro fregadero y lavavajillas

ZONA DE COCCIÓN

Es la zona destinada para la estufa, el horno, el microondas, y de más electrodomésticos que nos ayuden a cocinar los
alimentos.

ZONA DE PREPARACIÓN

Cumple la función de superficie de trabajo; normalmente se subdivide en varias zonas y suelen estar entre las 3 zonas antes mencionadas.
La adecuada relación entre estas partes nos permite disminuir los desplazamientos a la hora de usar nuestra cocina.

 

En este tipo de cocinas lo ideal es colocar en los extremos el almacenamiento y la zona de cocción de esta manera se coloca el espacio de limpieza en la mitad liberando una buena cantidad de zona de preparación.

Es importante usar las esquinas únicamente como zona de preparación. Ya que la esquina tiene una ubicación con ciertas limitaciones; respecto a almacenamiento en estas partes tenemos distintas soluciones para poder aprovechar al máximo l espacio de los muebles esquineros.

La cocina lineal es ideal para espacios reducidos, nos dará una apariencia alargada y
estrecha, todas sus zonas quedan recostadas hacia un lado y de esta manera se puede
dejar el otro espacio para el desplazamiento. Además, las cocinas lineales las podremos
integrar directamente con otros espacios como el comedor o la sala, generando así una mayor sensación de amplitud

Esta distribución es ideal para cocinas pequeñas pero un poco más anchas que la lineal.

Su disposición en ubicar de mejor manera cada una de las áreas de trabajo con la ventaja de tener instancias cortas entre ellas. Nos permite más área de almacenamiento y más área para zona de preparación. La mejor manera de aprovechar el espacio en este tipo de cocinas es colocar dos zonas de trabajo a un lado y la otra zona en el otro.

Esta distribución es ideal para cocinas cuadradas y se recomienda que cada una de las
zonas de trabajo se ubique en cada una de las zonas de la U, es recomendable tener la
zona de limpieza en el pate central de la U y evitar tener una distancia mayor a 2.5 m
entre las zonas de trabajo para evitar largos desplazamientos del cocinero.

Es la mínima expresión posible de isla ergonómicamente funcional. Nos brinda un extra de
apoyo y almacenamiento, se recomienda una medida mínima de profundidad de 60 cm

Es la mínima expresión posible de isla ergonómicamente funcional. Nos brinda un extra de
apoyo y almacenamiento, se recomienda una medida mínima de profundidad de 60 cm

En este tipo de isla se pueden incluir zonas de trabajo como la cocción o la limpieza, sin embargo, debemos tener en cuenta que se requieren unas medidas mínimas en relación a la ergonomía y a las especiaciones técnicas de los equipos.

  • Para poder incluir equipos como estufa y fregadero, la medida mínima de profundidad debe ser de
    60cm.
  • En el caso de incluir la zona de lavado y cocción, debemos dejar una separación de seguridad mínima
    de 60 cm entre las dos.
  • Si bien los equipos requieren solo 60 cm de profundidad, es recomendable que la profundidad de unas
    islas de trabajo sea de mínimo 90 cm; esto, para disminuir la posibilidad de que caigan salpicaduras y/o
    utensilios al piso, además ergonómicamente es mucho más cómodo.
  •  Al recostar la zona de trabajo de la isla, se nos abre la posibilidad de tener muebles altos de almacenamiento en la parte recostada el muro.

Esta tipología es muy similar a la isla de trabajo sin embargo se cambia almacenamiento
por espacio para colocar los pies a la hora de sentarnos. Es uno de las tipologías más usadas para integrar el salón con nuestra cocina.

FUNCIONES DE LAS ISLAS

Actualmente se están usando mucho este tipo de elementos en nuestras cocinas,
para muchos de nosotros tener una isla en la nuestra uno los principales objetivos,
sin embargo debemos tener en cuenta que se requieren unos requisitos mínimos:

  • Aumentar la superficie de trabajo
  • Aumentar nuestro almacenamiento
  • Servir de puente para no tener desplazamientos largos
  • Aporta valor estético a nuestro espacio al ofrecer un sin número de posibilidades de color textura y proporciones

FUNCIONES DE LAS PENINSULAS

Las penínsulas son una alternativa ideal para aumentar superficie y almacenamiento. su principal ventaja es que se requiere menos área que una isla, ya que al estar recostada sobre uno de los lados del espacio, permite dejar solo el paso necesario para la circulación mínimo 90 cm. Podemos tener las casi las mismas bondades de nuestra isla en un espacio más reducido.

  •  Aumentar la superficie de trabajo
  • Aumentar nuestro almacenamiento
  •  Servir de puente para no tener desplazamientos largos
  •  Aporta valor estético a nuestro espacio al ofrecer un sin número de posibilidades de color textura y proporciones

Comment (1)

  • Abigail Reply

    Muy buena información. Tenía muchas dudas en como sacar mejor provecho a mi cocina.

    abril 15, 2022 at 4:25 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.